Este blog tiene registrada la propiedad intelectual y los derechos de autor, para cualquier consulta contactar con el autor Alejandro Dieppa León...

Expresar que este blog está creado para la publicación y divulgación de mi escritura y esencia creativa, por lo tanto cualquier página que enlace este blog que no sea de índole: Cultural no está autorizada a colocar la dirección de este blog y mucho menos mi nombre y apellido. Por lo que no me hago responsable, ni me comprometo, con todo aquello que no defienda la carta de derechos humanos, la defensa de éstos, la constitución de mi país y los valores con que se expresan las tres luces en la cabecera de este blog: Liberté, Égalité y Fraternité. Desconozco además, pues no soy programador, de las cookies que están incrustadas en este blog, por lo tanto toda aquella que no se ajuste a derecho nacional y europeo quedan prohibidas en este blog, por lo que no me hago responsable de su uso. Si las detectan hacedmelo saber para denunciarlas ante la autoridad competente de mi país.

VISITAS AL BLOG DESDE 29 NOVIEMBRE DE 2009

TRADUCTOR - TRANSLATE

lunes, 28 de junio de 2021

FRASE Y CUENTO: LA DUALIDAD DEL TODO. MÁS PROGRAMA DE RADIO: ¡¡¡ALARIDOS!!! DEVANNA I.


Querido hijo…

La dualidad solo es una de las manifestaciones del Todo.

 Medita…

Cuento: La dualidad del Todo. DEVANNA I.

Dos niñas juegan en el parque romano de la isla de Gran Canaria, su recreo es natural, alquímico, mágico, tan sencillo como que: una de ellas pinta las flores de colores vivos, utilizando la paleta de colores del arcoíris de forma caprichosa, con la mano abierta, boca abajo, pasándola por arriba de las delicadas flores de aquel concurrido parque. Unas pocas veces corriendo, otras tantas saltando de un lado a otro del camino recorrido y las más, sencillamente, caminando entre ellas. Mientras, la otra niña la sigue, como su sombra desde el mismo día en que nació, en su trazo dúctil, frágil y ligero retocando con la escala de grises, blancos y algunas gotas de rojo carmín 💄, casi se podría decir de pura sangre, todo lo transformado evitando con ello que la fuerte luz de los colores pintados sobre las flores dejará ciegos, por momentos, a todos los que quedaban hipnotizados por su belleza y frecuencia vibratoria.

Más el destino es caprichoso, sí, lo es, y la niña que pintaba las flores con la paleta 🎨 de colores del arcoíris tropieza y cae de bruces al suelo, justo a los pies de un hombre al que apodaban, todos los que lo conocían bien, “Silencio":

―Perdón Señor, perdóneme, ha sido sin querer, sin querer. Se lo prometo. ¿Me perdona usted Señor? ―Se disculpó con la insistente luz de su inocencia mientras trataba de levantarse.

“Silencio" clavó los ojos en los de la niña, después de dejar su amena lectura, al apartar, su rostro pálido, del libro 📖 titulado: “Las locuras de Sherick.”, que tan abstraído lo tenía de todo lo que acontecía a su alrededor, y penetró aún más con su vacío existencial la retina de color blanco del pequeño pajarito caído a sus pies y, entonces, se dio cuenta que la niña era ciega y algo agitó, fuertemente, su vacío llenándolo de nítida conciencia; pero antes de que se incorporara para ayudarla apareció ante él la otra niña que la seguía en todos sus pasos.

―Vamos Carol, ya sabes que el juego siempre acaba así ―y agarró a ésta por la mano y la puso en pie, en un visto y no visto, todo ello ante la, aparente, gélida mirada de “Silencio”.

―Gracias Devanna, por ser mi guardiana y protectora.

“Silencio” solo se limitó a observar como las niñas se alejaban agarrando sus manos fuertemente en un cuasi abrazo cósmico, pero Devanna no pudo resistirse, no, y girando su rostro le lanzó el mensaje mental a aquel hombre tan golpeado por la vida que sus caminos volverían a encontrarse antes de desaparecer en la lejanía en medio de una espiral blanca y negra.

Continuará

PROGRAMA RADIOFÓNICO: ¡¡¡Alaridos!!!”

COMPARTE SU VOZ: CREATIVA, SENSUAL, ADICTIVA Y, NO, NO, NO TE LAMENTES POR ELLO…

Cita de Devanna:

Solsticio de verano, luna llena...

¿Te hierve la sangre?

Devanna ha vuelto con:

¡¡¡Alaridos!!!”

https://www.mixcloud.com/radiocaviarmusical/alaridos-programa-4/

 

Alejandro Dieppa León.
Por una sociedad mejor,
por un mundo más justo.




Frase y cuento de mi serie: Meditando en un templo Shaolín.

Fotos de esta recomendable página:

105 Fondos de pantalla de Gótico

.https://wall.alphacoders.com/by_sub_category.php?id=168840&name=G%C3%B3tico+Fondos+de+pantalla&lang=Spanish

Derechos de propiedad intelectual reservados, de la frase y cuento, del autor Alejandro Dieppa León, España, Islas Canarias. Gran Canaria.


sábado, 4 de abril de 2020

FRASE Y CUENTO: CAMBIO DE PARADIGMA. (COVID-19)


Querido hijo…

¿Es necesario para cambiar el paradigma de esta sociedad
la muerte de miles o millones de seres humanos en el mundo?

Medita…
Medito…
Meditemos hoy más que otras veces.

Cuento: Cambio de paradigma.

Érase una vez una isla. Una isla tan olvidada por el resto de los mandatarios de su amado país los cuales solo se acordaban de ella en tiempo de elecciones. Isla al mismo tiempo tan querida fuera de las fronteras de este variopinto país por los miles de visitantes que, como fieles turistas, año tras año y temporada tras temporada, disfrutaban de las extensas playas de rubia arena que, como amantes perfectas, se dejaban acariciar por su eterno amante, el mar, siempre bajo un clima de suaves tonalidades y agradables temperaturas durante todo el año.

Turistas que también degustaban la variada gastronomía de los múltiples restaurantes, tascas, bares y “bochinches” desperdigados por la extensa orografía del terreno: unos dentro de la cosmopolita capital isleña, otros de los dentro de los distintos núcleos poblacionales y el resto escondidos por los profundos barrancos para darle al turista, aparte de buena comida autóctona, una aventura por sus carreteras o senderos hasta darles el saludo de bienvenida en su lengua autóctona. Saludo resumido en un cálido: “Sansofí” en unas partes y en otras “Sansofé". Todo lo anteriormente aderezado por un pueblo isleño humilde, pacífico y educado con aquel visitante de su amado terruño, pero no por ello un pueblo inculto, inteligente y combativo, último rasgo, siempre que la ocasión lo requería; pero a modo de resistencia pasiva. Variopinta idiosincrasia que acuñaba en la mente de todo aquel turista que pisaba su isla la idea, de que más que unas vacaciones, los pocos o muchos días pasados dentro de esta isla lo percibían como haber estado en el mismo paraíso.

Todo marchaba bien dentro de aquella porción del Jardín de las Hespérides hasta que un día saltó a la prensa mundial, gracias a un médico fallecido poco después en circunstancias poco claras, la noticia de que un virus letal y de fácil contagio y expansión iba a salir rebotado de sus fronteras, más temprano que tarde, aunque ya hubieran tomado medidas para contenerlo. Un llamamiento tomado, muy en serio, por un funcionario del Cabildo que era técnico en prevención. El cual ni corto ni perezoso se puso en contacto con el máximo responsable de la institución a la que pertenecía y le dio el siguiente consejo.

―Mire Don Julián tengo un documentado y detallado informe que me lleva a pensar que este virus es como el COVID-19 que asoló al mundo hace ya 30 años. Yo si fuera usted convocaría una reunión, de extrema urgencia, a los más cualificados de nuestro sector: médico y médico epidemiológico de nuestros dos hospitales, además de a los más cualificados prevencionistas en riesgos biológicos, a los mandos de las diferentes policías, ejercito, bomberos y protección civil, sin olvidar a los representantes de sectores como la banca, empresariales, sindicales, autónomo y prensa. Así se lo he puesto por escrito en mi informe, conjuntamente con las medidas que debemos tomar para proteger a la población y no paralizar nuestra actividad económica. Para que no nos pase lo de la pandemia del 2020 donde murieron más de cinco millones de personas en todo el mundo.
   
― Tú estás loco. ¿Cómo coño voy a hacer lo que me aconsejas en este informe? ¿Tú estás en tu sano juicio? ―Resopló el presidente después de leer lo que planteaba aquel joven de probada rectitud moral y ética profesional detenidamente.

La conversación entre prevencionista y presidente se tornó acalorada, subida de tono, muy subida de tono; pero los argumentos y las ideas expuestas por, Pedro, su subordinado, le tocaron la conciencia y la neurona de la sensatez a su jefe.

Al finalizar la charla, ni corto ni perezoso, llamó a Marcela, su secretaria, y le dio orden para organizar, de urgencia, la reunión demandada por Pedro.

Al día siguiente, a las 7 de la mañana entraron en el salón de conferencias del cabildo todos los convocados, sí todos, que advertidos de que iba el tema portaban dentro de sus lujosas carteras los más adinerados y los menos en fundas de plástico múltiples dosieres con sus diferentes pros y contras preparados para defender sus posturas. Mucho fue lo que se exhaló en aquella reunión: que si las medidas a tomar estaban fuera de lugar, que lo pretendido era una insensatez, pues se propagaría por el resto del país un infundido e innecesario estado de alarma, etc., pero contrariamente a lo esperado se aceptó lo propuesto por el prevencionista y el bien común superó, por primera vez en la humanidad, los intereses de una minoría o de uno solo.

Al día siguiente los empleados del personal del cabildo se pusieron en contacto con varias empresas que fabricaban y distribuían EPIS para trabajar en lugares con riesgos biológicos dentro del país, subrayando en el tema de la protección facial máscaras en vez de mascarillas, y encargó lo necesario para el personal sanitario, policial, personal de bomberos y de protección civil, el ejército también se reabasteció de lo necesario conforme a sus protocolos, y para el resto de la población hombres, mujeres y niños, encargó Snorkels de buceo, sí de buceo, adaptados en su base superior para distintos filtros biológicos. 

A los veinte días ya estaba todo el material dentro de la isla preparado para ser distribuido al mismo tiempo que salía en la prensa local, nacional y mundial que el virus volvía a ser una mutación del COVID-19 y que ya se había detectado varios casos en algunas partes del país, HACIENDO CALLAR, pero no PEDIR DISCULPAS por las infinitas burlas y difamaciones por la red, a pie de calle o en los despachos más influyentes de aquella Monarquía Parlamentaria, a los representantes de aquella reunión en el salón del cabildo y en especial a Pedro el prevencionista.

Ya repartido todos los EPIS, más la gran reserva dejada para reabastecimiento durante tres años, y bajo un mandato del cabildo se ordenó a toda la población llevar las máscaras y guantes desechables cada vez que salían a la calle a cualquier actividad ya fuera laboral o recreativa, además de seguir las normas previstas para estos casos según los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias y lo establecido en la Ley de prevención de riesgos en su real decreto 664/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes biológicos durante el trabajo. Dejando bien claro que quien no siguiera al rajatabla las normas e incumpliera dentro y fuera de los lugares de trabajo, comunidades de vecinos incluidas y demás espacios comunes, las normas dictadas serían multados y confinados durante 100 días en unos edificios preparados para este fin.

Las burlas aumentaron sobre aquella población llegando a acuñarse el mote de la ciudad de Snorkilandia, más esto no inmuto ni hizo sentir mal a los miles de habitantes que preparados para esta posible o no posible nueva pandemia habían aceptado de buen agrado lo recomendado: en infinitas charlas por radio, televisión autonómica y presenciales en todos los centros de trabajo y comunidades.

Pasó el tiempo y la pandemia obligó a cerrar fronteras menos la de esta isla la cual al no haber dado ningún caso positivo pudo mantener abiertas sus límites aéreos y marítimos, con vuelos mínimos, siguiendo el estricto protocolo de que todo aquel que entrara y saliera de su espacio territorial tendría que someterse al control con un test  aparte de estar confinado en cuarentena en una serie de edificios habilitados para este fin y después de superarla se tendrían que someter a los mismos protocolos dictados para el resto de la población.

La carga viral extendida por el resto del mundo volvió a sumir a la población mundial en el caos y la histeria vivida en el 2020 y años sucesivos, queriendo los que antes se burlaban de las medidas tomadas en dicha isla residir y beneficiarse de lo que un grupo de gente sensata y organizada había planificado, con antelación, para el bien común, para su pueblo.

La nueva mutación más virulenta que la del 2020 en dos años duplicó el número de fallecidos en el mundo y de cinco millones pasó a cuarenta millones de muertos; pero el ejemplo seguido en aquella isla olvidada para las autoridades de su país y solamente recordada para las convocatorias electorales fue seguido en el resto del mundo por muchos pueblos y el tercer año, a modo de milagro, se dio con la vacuna.

Aquella isla conocida en el resto del mundo por su ejemplar comportamiento pasó a ser mentada no por su auténtico nombre de pila sino por el de Snorkilandia. Una isla donde la sensatez y el sacrificio institucional, empresarial y ciudadano pudo dar aire limpio a los verdaderos héroes de esta guerra biológica.

Médicos.
Enfermeros
Policías.
Personal de limpieza de hospitales, vías públicas, comunidades y empresas.
Personal de supermercados y tiendas.
Personal de seguridad.
Personal de Cáritas, otras ONG, etc.
Y ciudadanos que cumplen con lo establecido para el bien común.












Alejandro Dieppa León.
Por una sociedad mejor,
por un mundo más justo.

Frase y cuento de mi serie: Meditando en un templo Shaolín.
Fotomontaje de mi álbum personal.

Derechos de propiedad intelectual reservados y del autor Alejandro Dieppa León, España, Islas Canarias, Gran Canaria. 

jueves, 20 de febrero de 2020

FRASE Y CUENTO: LAS GAFAS DE JOHN.


My friend John…

La Gnosis es el estado de autoconocimiento que me recuerda que la materia es solo un vehículo que utiliza la energía vibratoria para perfeccionar su esencia cuántica antes de reconocerse como el TODO.

Medita…

CUENTO: Las gafas de John.

Aquel día amaneció como todos los de esa estación con un cielo vestido de grises que presagiaba, como mínimo, una leve llovizna, por eso John aceleró el paso para llegar lo antes posible al colegio al que tanto le gustaba asistir: El “Winchester College”, que se levantaba orgulloso de su sapiencia dos calles más abajo del parque que cruzaba justo en ese momento. Aventura diaria, de lunes a viernes, que este niño de doce años vestía, mentalmente, de distintos personajes: piratas, exploradores, zulúes, indios, vikingos, aborígenes canarios, etc., que extraía de sus múltiples libros de aventuras leídos de manera ávida, cada tarde después de hacer los deberes diarios y cenar.

― Mire usted Míster Green, como experto en la materia, a ver si encuentra de una vez el dichoso escarabajo verde que llevamos buscando desde hace semanas por este angosto sendero... ―arengó a su habitual amigo imaginario de caminata en voz alta.

Como era de esperar, su amigo le contestó mentalmente que hacía todo lo posible por localizarlo, pero que si él ponía un poco de su parte lo lograrían antes.

Alentado por las palabras de Míster Green, se fijó más de la cuenta en el suelo pisado, paso a paso, y sorprendido por un brillo inesperado fijó su sentido de la vista sobre unas gafas, color cobre, medio enterradas entre la arena y la hierba. 

― Míster Green, Míster Green… ―paró en seco con su llamada la caminata de su amigo imaginario―. Mire qué tesoro tan inesperado nos ha traído la fortuna.

Como era de esperar, su compañero de caminata le quitó importancia al hallazgo de John y éste no haciéndole caso desenterró las gafas, las limpió y mientras le quitaba la arena de las patas de la misma se dio cuenta que no tenía cristales; pero que, sin embargo, el conjunto arquitectónico de aquellas le restaba importancia a este pequeño detalle anatómico.

― ¿Qué tal me quedan? ―Pregunta contestada con un insistente: “Si no nos damos prisa vamos a llegar tarde”.

El día de colegio transcurrió como todos los anteriores, conforme a lo planeado por sus profesores, por eso éste dio como resultado una jornada de estudios: amena, didáctica y sustancial para toda aquella mente capaz de aprovechar todo lo que no alimenta al cuerpo; pero si a la masa neuronal de un niño con muchas ganas de aprender. 

Al llegar la noche justo después de terminar los deberes y tomar la cena, acurrucado entre las sábanas, John recogió de la mesilla de noche aquellas gafas que se encontró de camino a la escuela. Volvió a examinarlas bien, con más intensidad de lo normal, hasta que ni corto, ni perezoso, se las colocó siguiendo un inesperado impulso instintivo. John se dio cuenta que le quedaban algo holgadas, grandes; pero según trataba de ajustarlas se percató de que éstas se iban adaptando poco a poco a su estructura facial.

― ¡Córcholis! ―Espetó, sorprendido, mientras se levantaba de la cama rápidamente con la intención de encender la luz y mirarse al espejo de su habitación. Y cual no fue su sorpresa que justo al verse reflejado en el espejo no le desagradó el aspecto físico adquirido con su nuevo look, por eso le restó importancia a que aquellas gafas de extraño comportamiento no tuvieran cristales, ni graduados, ni sin graduar, y siguiendo la estela de su naturaleza se acostó de nuevo en la cama, agarró el nuevo libro de aventuras sacado de la biblioteca ese día, “Las aventuras de Tom Sawyer”, abrió la primera página y según comenzó la lectura se dio cuenta de que ya no estaba en su habitación, además de percatarse también de que cuando leía alguna parte del texto donde el protagonista hablaba o hablaban de él, John lograba tele transportarse al tiempo y espacio físico donde se encontraba Tom Sawyer para vivir en primera persona lo acontecido al personaje principal, pero si en el texto escrito por Mark Twain en su libro no aparecía Tom Sawyer, John también lograba tele transportarse al tiempo y espacio físico donde se desarrollaba lo narrado; más en este caso solamente lograba tomar la apariencia de un fantasma. Vestimenta etérea la cual le otorgaba el privilegio de ver a los personajes interactuando los unos con los otros, sin que a éstos les afectase o sintieran su fantasmal presencia.   

― ¡Jo, qué guapo! ―Cerró de repente el libro.

John, si ya era un niño inteligente y expresivo, aumentó aún más sus cualidades personales y humanistas con cada experiencia adquirida con este método de lectura virtual hasta convertirse en un adulto que miraba la vida con otra conciencia, con la suya, puesto que aquel par de gafas, que nunca se quitó hasta su muerte, le desveló el lugar donde se encuentra la verdadera esencia de la vida: en la gnosis, en el autoconocimiento...



Alejandro Dieppa León.
Por una sociedad mejor,
por un mundo más justo.

Frase y cuento de mi serie: Meditando en un templo Shaolín.
Fotomontaje de mi álbum personal.


Derechos de propiedad intelectual reservados y de autor: Alejandro Dieppa León, España, Islas Canarias, Gran Canaria.

ENTRADAS POPULARES.