Este blog tiene registrada la propiedad intelectual y los derechos de autor, para cualquier consulta...

CONTADOR DESDE EL 01-09-2015

contador de visitas para blog
CONTADOR DESDE EL 01-09-2015

TRADUCTOR

miércoles, 7 de julio de 2010

THE QUEEN OF NEW ORLEANS (Video de Héctor di donna & oliva)

Ella estaba en la barra de aquel lugar oscuro, negro como su piel, pegajoso como su aromático sudor, buscando los lamentos de los que llegaban hasta ella, para compadecerlos a cambio de un poco del rey de lo mundano, del mundo en general: DON DINERO. Ese Rey que no tiene trono y que destrona; esa materia multicolor que no entiende de raza, sexo, condición política; que mide a los mortales por su rasero infiel, perverso, irreverente, injusto con todos y con todo; que compra a quien dice no tener precio y luego lo vende al mejor postor...


¡Cuéntame tus penas cariño! contoneó su estilizada figura: engatusándolo, excitando sus sentidos según acentuaba las curvas de su perfecto cuerpo, cegando su visión con la transparencia de su sedoso vestido...


¿A cambio de cuánto? apretó la fría copa contra loa comisura de sus ásperos labios, bebiendo del cuenco de los pensamientos lascivos, eróticos, deseando una rápida respuesta de aquella hembra con piel de ébano.


Tú sólo háblame, ya llegaremos a eso más tarde restó importancia a lo que realmente le importaba, para sumar en vez de restar en su cuenta de resultados.


El trago a pulso de aquella copa sostenida selló el contrato no escrito.


Pon otra ordenó rápidamente al camarero dando un seco estallido sobre la larga barra con su vaso vacío y éste sonrió sabiendo que aquel desheredado de la vida que compraba el placer, el tiempo, estaba perdido.


The Queen of New Orleans, como así la apodaban los que la conocían, se acercó a él aún más; pero su nuevo cliente no se inmutó porque esperaba su bebida para seguir adelante en su delirio y justo cuando lo abrasaba, cuando rozaba su cuerpo con sus enormes pechos, conocedora de su oficio, sugirió:

Subamos a mi habitación… Allí tendremos intimidad… instante aprovechado por su compinche en la barra para verter en la copa de su cliente un polvo blanco que al diluirse en la alcohólica sustancia se volvió incoloro e insípido.


Sí, subamos se tragó de un golpe lo que desde hacía algunos años lo mataba poco a poco, lo que había conseguido apartarlo de su amada mujer, de sus tan queridos hijos, del raciocinio… Sin importarle su destino; pues día a día buscaba la muerte entre copa y copa, de bar en bar, ahogado en la oscuridad de la decadencia.


Entra y ponte comodo… Cariño sonó turbio, pegajoso…


Él siguió adelante, tambaleándose, con el corazón latiéndole a más velocidad de la permitida por la avenida del delirio, y dejó caer su cuerpo de espaldas sobre aquella trillada cama. Momento en el cual ella comenzó su baile dejando caer también su vestido, pero poco a poco, descubriéndole lo que había imaginado, una belleza femenina brutal, nunca vista, ni paladeada; instante en el cual sintió un agudo dolor en el pecho, el somnífero había hecho su trabajo; pero con un cuerpo dañado había ido un poco más allá...


¿Qué ocurre? entró el astuto camarero en la habitación acudiendo a la tranquila llamada de su protegida, de su amante.


Se ha muerto informó sin inmutarse, sin importarle aquel desgraciado.


Cincelando la paciencia y acuñando la máxima discreción sacaron el cuerpo de su lugar de trabajo y lo dejaron en el callejón trasero de aquel escondido lugar, con la copa usada por el muerto en su mano izquierda, con la botella de la cual había bebido en la derecha y con un paquete de somníferos justo a su lado.


The Queen of New Orleans, volvió a ocupar su puesto en la barra, a esperar un nuevo cliente, alguien que busque su perdición y cuentan que aunque pasado los años, ajada su belleza por el corrosivo oxigeno y la bebida aún mantiene su estilo, su arte en la barra, logrando perturbar a cuantos desheredados pasa por aquel lugar del tiempo.


Alejandro Dieppa León.


Para escribir este cuento me he inspirado en el video de los músicos, Héctor Di Donna & Oliva “THE QUEEN OF NEW ORLEANS”

2 comentarios:

  1. Alejandro , expresiones como "Los desheredados de la vida ... la avenida del deliro",más las descripciones tan plásticas, de los personajes ,y de un ambiente nocturno sórdido,se entraman en un cuento breve,e impactan en el lector ,con acertados toques de erotismo , misterio y muerte. Muy buen relato
    Felicitaciones!Cecilia

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso relato. Mantiene la tensión e intriga hasta el final. Trágico final. Felicidades por tus palabras! Besos

    ResponderEliminar

MOYA CULTURA VIVA.

MOYA CULTURA VIVA.
MOYA CULTURA VIVA.

SEGUIDORES PÚBLICOS DEL BLOG

PROGRAMA RAÍCES ISLEÑAS

ENTREVISTANDO A HÉCTOR DI DONNA EN VOLVER A ÍTACA.

FUNDACIÓN BLAS SÁNCHEZ

DISTINTAS PARTICIPACIONES

Archivo del blog