Este blog tiene registrada la propiedad intelectual y los derechos de autor, para cualquier consulta contactar con el autor Alejandro Dieppa León...

Expresar que este blog está creado para la publicación y divulgación de mi escritura y esencia creativa, por lo tanto cualquier página que enlace este blog que no sea de índole: Cultural no está autorizada a colocar la dirección de este blog y mucho menos mi nombre y apellido. Por lo que no me hago responsable, ni me comprometo, con todo aquello que no defienda la carta de derechos humanos, la defensa de éstos, la constitución de mi país y los valores con que se expresan las tres luces en la cabecera de este blog: Liberté, Égalité y Fraternité. Desconozco además, pues no soy programador, de las cookies que están incrustadas en este blog, por lo tanto toda aquella que no se ajuste a derecho nacional y europeo quedan prohibidas en este blog, por lo que no me hago responsable de su uso. Si las detectan hacedmelo saber para denunciarlas ante la autoridad competente de mi país.

TRADUCTOR

VISITAS AL BLOG DESDE 29 NOVIEMBRE DE 2009

viernes, 8 de junio de 2018

COLUMNA: TENSAR LA VARA.


Querido hijo…

Todo aquel que tensa la vara de su vida tensa su cuerpo y espíritu.

Medita...
Medito...
Meditemos...

Imagínate que ante ti, un inesperado día, aparece una dura vara de nogal cuya naturaleza representa todos y cada uno de los problemas con los que la vida te azota día sí, día también…

Imagínate que la logras agarrar por ambos extremos, con tus agrietadas, sangrantes y doloridas manos debido a la infinita cantidad de azotes recibidos durante el forcejeo, después de haberte cubierto el rostro y otras partes del cuerpo, templo donde tu espiritualidad mora, con la intención de partirla de una vez por todas cuando, estimulando la exigua fuerza que aún te queda, curvas su forma haciendo tensión sin apreciar que también generas tensión en tu cuerpo y éste a su vez la genera en tu espíritu.

Ya pasado el indefinido tiempo te das cuenta que la naturaleza de esta vara es tal que no la logras quebrantar en ese primer intento y como es normal en la naturaleza de todo ser humano, apurado por dar solución a tus problemas, lo intentarás una segunda vez; pero seguirás comprobando que, por mucho que aprietas la curva del arco, tensión que se sigue trasladando a tu espíritu a través de tu cuerpo, no lograrás doblar un milímetro más dicha curva y mucho menos poder conseguir tu desbaratado objetivo:

Partirla.

El no ver tu justa pretensión hecha realidad generará en ti frustración, lo cual te hará apretar por tercera vez la vara sacando fuerzas de donde ya casi no te queda y al darte cuenta que no puedes ni doblegar, ni partir, dicha materia esto te generará una dosis de rabia contenida que inyectará energía a tus manos que se volverá a transformar en una insistente fuerza que no doblegará, ni partirá, a la dura vara; pero que sí trasladará más tensión a tu cuerpo y espíritu, energía, mal sana, corrompedora de tu esencia vital, que si no consigue hacerte caer de golpe es porque el odio se habrá apoderado de ti y esta droga insana te llevará a estar intentándolo una y otra vez, día tras, día, mes tras mes y año tras año.

Llegado este momento tu vida será un infierno y no te darás cuenta de ello porque sus rojas llamas te habrán cegado la capacidad de razonar, de darte cuenta que lo que estas doblegando es a tu cuerpo y lo que estás partiendo es tu espíritu. Hasta que un día caigas de rodillas y justo en ese momento aflojarás la tensión ejercida sobre la vara y sentirás un ínfimo hálito de alivio momento en el cual la cordura volverá a tu templo de la razón y te aconsejará que desistas en tu pretensión.

¿Justa?

Sí…

Pero insana para ti y para los que te rodean.

Llegado este momento la frustración, la rabia y el odio, temiendo ser penadas en el abismo del olvido, se aliarán, no contigo y tus intereses, sino con la vara para seguir medrando en tu ser, al exhalar en el templo de tu cordura tibios ecos de falsos consejos que te alentarán a seguir forcejeando con la vara, que pasado el tiempo, seguirá sin cambiar su esencia por mucho que sigas insistiendo en tu justa pretensión. Pero aquel “ínfimo hálito de alivio al caer de rodillas” habrá encendido en ti la constructiva capacidad de razonar que sumado al empirismo de:

Entre menos tenso la vara, menos tenso estoy yo y por lo tanto mejor me encuentro.

Te conducirá, más tarde o temprano, a soltar de tus manos la vara que por la fuerza de gravedad caerá frente a tus pies. Momento en el que te darás cuenta que puedes ponerte sobre de ella y seguir perdiendo el tiempo intentando aplastarla, darle un punta pie y apartarla de ti varios metros aunque ésta por su innato efecto bumerán volverá a su posición primitiva, pasarla por arriba e intentar negar que su palpable existencia sigue estando a tus espaldas o lo mejor, aceptar que la mejor forma de luchar contra ella no es ofuscarse en destruirla; porque es indestructible. Lo mejor es seguir ante ella reforzando tu capacidad de esquivar sus golpes a través de técnicas que te permitan reforzar todos los aspectos positivos de tu Ser.

Reconozco que yo no tengo la receta perfecta para este ágape difícil de digerir, pero sí tengo claro que cuando somos capaces de razonar y abandonamos la ofuscación todo se vuelve luz a nuestro alrededor, pues dejamos de dar palos de ciego en la vida.

Espero que la encuentres con tus propias decisiones y técnicas, más nunca lo hagas dañando al prójimo o a todo aquel que te tiende una sincera mano para ayudarte, porque si no lo haces terminarás siendo un esclavo de la filosofía no empática con el que sufre de la vara.

Alejandro Dieppa León.
Por un mundo mejor,
por una sociedad más justa.
Frase de mi serie: Meditando en un templo Shaolin.
Fotomontajes de mi álbum personal.
Derechos de propiedad intelectual reservados de Alejandro Dieppa León.
           
     

ENTRADAS POPULARES.