Este blog tiene registrada la propiedad intelectual y los derechos de autor, para cualquier consulta contactar con el autor Alejandro Dieppa León...

Expresar que este blog está creado para la publicación y divulgación de mi escritura y esencia creativa, por lo tanto cualquier página que enlace este blog que no sea de índole: Cultural no está autorizada a colocar la dirección de este blog y mucho menos mi nombre y apellido. Por lo que no me hago responsable, ni me comprometo, con todo aquello que no defienda la carta de derechos humanos, la defensa de éstos, la constitución de mi país y los valores con que se expresan las tres luces en la cabecera de este blog: Liberté, Égalité y Fraternité. Desconozco además, pues no soy programador, de las cookies que están incrustadas en este blog, por lo tanto toda aquella que no se ajuste a derecho nacional y europeo quedan prohibidas en este blog, por lo que no me hago responsable de su uso. Si las detectan hacedmelo saber para denunciarlas ante la autoridad competente de mi país.

TRADUCTOR

VISITAS AL BLOG DESDE 29 NOVIEMBRE DE 2009

jueves, 24 de noviembre de 2011

CUENTO CORTITO: LA FELICIDAD ES LUZ....

La felicidad es un sol que despunta y se consolida, si tu lo buscas, con el nacer de cada nuevo día.

CUENTO:

APATÍA, después de sonarle el despertador a las seis en punto, se levantó y siguiendo su sinergia rubricó sus rutinas de siempre: Primero, ir al baño donde después de mirarse al espejo se lavó la cara; segundo y tras cambiar el reconfortante pijama por un par de frioleras prendas tomó su desayuno habitual (cereales con miel y unas tostadas pintadas con mermelada y mantequilla) se dirigió a su garaje, lentamente, fiel a su naturaleza con la intención de ir a su trabajo... Pero esta vez una inesperada reparación de la autovía desvió su habitual trayectoria hasta la playa del Sol, lugar donde un inesperado pinchazo paró su marcha. APATÍA se bajó del coche (ni siquiera se había enfadado) con una linterna en la mano y con ella, tras colocarse frente a la rueda pinchada, de espaldas a la línea del horizonte, apuntó a su problema... y cuando más absorta estaba en su contemplación un rayo del luz matutina la sobrepaso... APATÍA se giró para contemplar aquel amanecer y siguiendo un inesperado impulso puso corrió hacia la orilla de la playa...

Ya acariciando el mar sus pies descalzos comenzó a saltar y a saltar hasta que su naturaleza se desdobló y compartió con ella un momento: FELIZ, PLENO...

Recuerda... Si llamas a la felicidad con fuerza, con convencimiento... esta te responderá.

Alejandro Dieppa León.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRADAS POPULARES.